La población cree que la corrupción gubernamental se ha generalizado.
La corrupción, desempleo, salud, educación e inseguridad agobian a la gente; Ozoria llama a votar con conciencia

El presidente de la República que salga electo en primera vuelta en los comicios de mañana día 5, o en segunda ronda el domingo 19, tiene por delante dos grandes retos: dar respuestas a las expectativas que tiene la población sobre el nuevo gobierno, y enfrentar problemas fundamentales del país

De acuerdo con la mayoría de los estudios de opinión que se han dado a conocer desde el año 2000 a la fecha, entre los problemas que más preocupan a la población del país están precisamente la corrupción generalizada, la inseguridad ciudadana, el narcotráfico, el alto costo de la vida, y ahora la pandemia del coronavirus y sus secuelas posteriores.

Sin embargo, hay problemas fundamentales del país a los que ninguno de los gobiernos del país ha logrado enfrentar y resolver, como son la electricidad, agua, vivienda, empleo, educación, salud y la desigualdad social.

Sondeos realizados por elCaribe a propósito de las elecciones presidenciales y congresuales de mañana revelan que la población, en más de un 70%, espera un cambio de rumbo del país en el que se pueda poner fin a la corrupción oficial, pero ante todo, que se haga un gobierno que rompa con la desigualdad social y económica y abra las puertas de las oportunidades para todos.

Un informe divulgado el jueves 23 de enero por Transparencia Internacional (TI) reveló que República Dominicana permanecía entre los países con más altos niveles de corrupción del mundo, con una puntuación de 28 sobre 100 y ocupando el lugar 137 de 180 países analizados.

Pero de acuerdo con la ONG internacional Oxfam en su informe el informe denominado “Autopsia Fiscal”, el coste anual promedio consolidado estimado de la corrupción en República Dominicana, asciende al 1.1 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Tal es la percepción ciudadana de la corrupción, que este flagelo ha pasado a ser la principal preocupación de los dominicanos en los últimos años, pasando de un quinto lugar en 2012 a un primer lugar este año.

El desempleo

La mayoría de los estudios y opiniones de los economistas coinciden en que la tasa de desempleo en el país ronda el 14%, lo que se ha disparado a propósito de la pandemia del coronavirus y su impacto en la economía.

Sobre este último aspecto, todavía hay que determinar el impacto de la pandemia sobre el sector informal, que hasta antes de la aparición del virus en el país se estimaba que el 56% de la población económicamente activa que tenía algún tipo de ingresos lo hacía por cuenta propia.

Salud y educación

La pandemia del coronavirus ha evidenciado las precariedades del sistema de salud de República Dominicana, el cual tiene uno de los presupuestos más bajo de la región: un 2.8% del PIB, de los cuales se le descuenta un 0.3% para asignarlo al sector agua.
Las precariedades del sistema sanitario dominicano se reflejan en la alta tasa de mortalidad materna e infantil, la falta de insumos en los centros sanitarios y los bajos salarios del personal de salud.

Sin embargo, en los últimos dos meses la pandemia del coronavirus se ha colocado como la principal preocupación ciudadana en cuanto a la salud se refiere debido a la alta incidencia de los contagios y su letalidad.

La educación es otro de los problemas que más preocupa a la población, ya que, a pesar de que desde el año 2013 se le asignó el 4% del IB, dicha inversión no se ha reflejado en la calidad de la enseñanza, y por el contrario, de acuerdo a los resultados de pruebas de calidad, como la PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes), República Dominicana no ha logrado salir de los tres últimos lugares.

Inseguridad ciudadana

La inseguridad ciudadana es otro de los problemas que agobian a la población, ya que antes de la pandemia los asaltos, atracos y robos estaban a la orden del día.

Según las encuestas, la inseguridad preocupa más a la población que el alto costo de la vida, que figura, en promedio de los estudios, en un cuarto lugar.

Las preocupaciones por la inseguridad están relacionadas directamente con la incidencia del narcotráfico en el país, flagelo que ha fortalecido su presencia en todos los estamentos del país, y que a su vez se refleja en episodios de violencia nunca vistos en el país.

Transporte

El desorden en el transporte es uno de los grandes retos de la próxima Presidencia, lo que tiene que ver directamente con el enorme parque vehicular. De acuerdo con la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), el año pasado en el país había un parque vehicular de 4,350,884 unidades

La mayor parte de las unidades registradas están en el Distrito Nacional (31.4%), Santo Domingo (14.9%) y Santiago de los caballeros (7.6%), las cuales suman el 53.9% del total del parque. El resultado es un caos en el transporte urbano.

Ozoria eleva oraciones por el bien y paz del país

Durante la jornada de oración realizada ayer viernes en las emisoras católicas Vida 105.3 FM y Radio ABC 540 AM, Mons. Francisco Ozoria Acosta, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, dirigió una oración a todo el país, por las próximas elecciones de este 5 de julio. “Queremos orar al Señor por los candidatos, por los políticos que no se dejen llevar por los interese personales, por los intereses monetarios, que no se dejen llevar por el egoísmo y el afán de poder. Vamos a pedir al Señor por todos los políticos, por todos los candidatos. Solamente así tendremos un mejor País, si los que resultan electos o los candidatos se dejan llevar por el amor a la Patria, por el amor al País. Oramos al Señor por todos ellos. Que el Señor derrame abundantes bendiciones sobre este País nuestro, sobre todo el pueblo dominicano y sobre todos los que van a votar, para que el Señor les ilumine y voten pensando en el bien de todos”, dijo.