Miembros del cuerpo sancionado.

Washington, DC. El Departamento del Tesoro de EE.UU. redobló ayer viernes la presión sobre China con sanciones contra un grupo paramilitar, Xinjiang Production and Construction Corps (XPCC), y dos de sus directivos, por su participación en los abusos de los derechos de la población uigur en la provincia de Xinjiang.

“Como ya hemos dicho, EE.UU. está comprometido a usar toda la amplitud de sus poderes financieros para hacer responsables a quienes abusan de los derechos humanos en Xinjiang y en el resto del mundo”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado.

El Tesoro recalcó que este grupo ha estado implicado “en detenciones masivas arbitrarias y graves abusos físicos” de minorías indígenas de esta región del noroeste de China.

Según el comunicado, el XPCC es una “organización paramilitar que está subordinada al Partido Comunista Chino” y que asegura “el control interno en la región a través de las directrices de planificación central y extracción de recursos”.

Las relaciones entre Pekín y Washington se encuentran en preocupantes máximos de deterioro, con el cierre del Consulado de EE.UU. en la ciudad de Chengdu, en respuesta a la clausura previa del chino en Houston (Texas).

Noticia anteriorPapa acepta la renuncia de exnuncio en Chile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *