San Salvador.- La Fiscalía de El Salvador busca recuperar 10 millones de dólares donados por Taiwán y supuestamente malversados por el expresidente Francisco Flores (1998-2004) mediante una denuncia civil, informó el órgano judicial.

La demanda, recibida por el Juzgado Segundo de Instrucción de San Salvador, es contra el expresidente Elías Antonio Saca, Gerardo Balzaretti Kriete y Juan Tennant Wrigth.

De igual forma, el Ministerio Público incluyó al partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que llevó al poder a los expresidentes Flores y Saca, y al privado Banco Cuscatlán.

Saca, Balzaretti y Tennant fueron exonerados el 5 de julio de 2019 del cargo de lavado de dinero, cometido al colaborar con el blanqueo de la millonaria cifra, según la acusación fiscal.

«El argumento principal de esta decisión es que al momento en que se inició el proceso penal ya habían transcurrido más de diez años de haber sucedido los hechos», señaló la Cámara Segunda de lo Penal de San Salvador.

Estos fondos fueron entregados por Taiwán a El Salvador, entre octubre del año 2003 y abril del año 2004 para la ejecución de 4 proyectos para las víctimas de dos terremotos que afectaron al país en 2001.

El referido tribunal señaló en su momento que el sobreseimiento de la causa por la prescripción del delito no anula la responsabilidad civil de los señalados, por lo que «se deberá continuar con la persecución» de la misma.

La acusación penal del Ministerio Público también incluía al expresidente Francisco Flores y al banquero Mauricio Samayoa, ambos fallecidos y para quienes se solicitó el sobreseimiento de la causa.

Flores fue enviado a juicio por la supuesta malversación de los fondos donados por el país asiático en 2015, pero falleció en 2016 antes de que se instalara el proceso.

Según la Fiscalía, el exmandatario Flores se apropió de 5 millones de dólares y los otros 10 los desvió a cuentas del partido Arena.

Esta versión fue respaldada en 2016, durante las exequias de Flores, por el expresidente de Arena Jorge Velado, mientras que la exvicepresidenta del país Ana Vilma de Escobar (2004-2009) señaló en su momento a periodistas que el dinero fue utilizado para la campaña electoral de Saca.

Saca, el primer expresidente de la democracia salvadoreña en ser condenado por corrupción, purga una pena de 10 años de prisión que recibió en septiembre de 2018 por desviar y lavar más de 300 millones de dólares del presupuesto estatal durante su gestión.

Los casos de corrupción que implican a expresidentes, incluido Mauricio Funes (2009-2014), suman más de 666 millones de dólares cuestionados. EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *