Jugadores del Barca celebran el triunfo.

El Barcelona logró ayer sobreponerse a las adversidades, liderado por Lionel Messi, autor de un gol de penalti, para imponerse por un autoritario 0-2 al Juventus en Turín y de paso colocarse líder en el Grupo G de la Liga de Campeones.

Un gol del francés Ousmane Dembelé al cuarto de hora, rubricado en el 91 por un penalti anotado por Messi, dejaron tocado a un Juventus gris, que vivió una nueva pesadilla europea sin el portugués Cristiano Ronaldo, que no pudo reencontrarse con Messi al seguir dando positivo por coronavirus.

El equipo del holandés Ronald Koeman se colocó líder en solitario con seis puntos en el grupo G, con el Juventus segundo con tres puntos.

En otros encuentros de la Liga de Campeones, Moise Kean goleó dos veces para lidera la victoria del Paris Saint-Germain 2-0 sobre Istanbul Basaksehir, mientras que el Manchester United se impuso 5-0 al RB Leipzig.

Noticia anteriorCash y una lecciónNoticia siguienteEn un mes, el MP debe terminar con caso El Abusador